Mugaburu, Hotel Arbaso y la sostenibilidad

Mugaburu, Hotel Arbaso y la sostenibilidad

Hasta la llegada del COVID 19, la emergencia climática marcaba la agenda de medios de comunicación, empresas y líderes empresariales. La sostenibilidad medioambiental era el reto que afrontábamos todas las empresas para tener legitimidad para op

2020-06-28

En un abrir y cerrar de ojos, este objetivo quedó desdibujado por el virus invisible que contaminaba, contagiaba y mataba de manera fulminante. Ante ello, las compañías nos dedicamos a establecer nuevas estrategias a la hora de priorizar y tomar decisiones; decisiones vitales.

EL CASO DEL HOTEL ARBASO

La sostenibilidad ha sido uno de los ejes del Hotel Arbaso desde su concepción; no estamos hablando de la sostenibilidad reduccionista que entiende esta como sostenibilidad “medioambiental”, sino que ha entendido la “sostenibilidad” como modelo de gestión estratégica: sostenibilidad social, económica y ambiental.

Desde el punto de vista social, de aportación a la comunidad local, Arbaso siempre ha tenido un propósito claro: compartir nuestra cultura, gastronomía, arte, historia…con todos aquellos que visitan nuestra ciudad. Un lugar donde vivir de manera auténtica nuestro entorno. Nuestra filosofía, idiosincrasia ha estado marcada por objetivos orientados a generar empleo de calidad a través del Hotel; a revitalizar el Centro de Donosti con el Restaurante Narru; a dinamizar la actividad económica donostiarra, guipuzcoana, local. Hemos apostado por proveedores de la zona a la hora de desarrollar y construir el establecimiento; las experiencias que hemos confeccionado pivotan sobre nuestros antepasados, tradiciones, cultura y gastronomía. Hemos colaborado con la campaña lanzada por San Sebastián Turismo (A City Word Visiting), que tenía como reto dar a conocer Donosti a través de las palabras en euskera. El euskera, otro de nuestros ejes; un eje que se puede ver y sentir en cada rincón del Hotel; desde el nombre de las habitaciones hasta el saludo y la despedida de nuestro hogar.

El propósito descrito, sin embargo, no es posible sin la sostenibilidad económica; el segundo eje que nos gustaría tratar en este artículo. Sin ingresos, no hay posibilidad de aportar a la sociedad; no hay forma de desarrollar ni dinamizar la economía de la zona; ni de fomentar nuestra cultura. Si queremos que Arbaso siga contribuyendo a esa generación de riqueza local, tendremos que ser sostenibles desde el punto de vista económico. Deberemos generar ingresos que redunden en el empleo, en el consumo y  desarrollo económico. Esta época de incertidumbre, no cabe duda, nos obliga a adaptarnos a las nuevas circunstancias socio-económicas, redefiniendo previsiones y tratando de minimizar los efectos que la pandemia ha provocado a uno de los sectores más afectados por la misma.

Por último, y volviendo a la emergencia climática, Arbaso siempre se ha caracterizado por poner en valor nuestro entorno natural. Las actuaciones relacionadas con la Agenda 2030, las ODS relacionadas con la salud del Planeta han estado siempre en mente del proyecto; y seguirán estándolo.

Tras el período de reflexión obligado por el confinamiento, hoy más que nunca, Arbaso sigue teniendo la triple sostenibilidad como brújula a la hora de establecer sus objetivos y acciones: sostenibilidad social, económica y medioambiental.